A disposición de todos los huéspedes tenéis una cocina equipada para que podáis preparar vuestra propia comida. Cada uno debéis de haceros responsables tanto de la limpieza y el orden, como de etiquetar con nombre y fecha de salida cada alimento o producto que guardéis en los armarios o neveras durante vuestra estancia.